Educacion

lunes, 11 de junio de 2012

El Amor Y La Disciplina Dos Pilares De La Educación De Los Padres

El Amor Y La Disciplina Dos Pilares De La Educación De Los Padres

El amor  y la disciplina son dos pilares de la educación de los padres.  Muchos han dicho que si un niño se cría con amor solamente, se vuelve arrogante, mimado y nos avergonzaría en cualquier lugar y si lo criamos con disciplina sin amor heriríamos su espíritu y tendría una conducta  en un rebelde.

Amor y disciplina
De tal manera pues que el amor y la disciplina puedo asemejarla a las alas de una paloma, si tuviera una no remontaría el vuelo, es necesario que tenga  sus dos alas completas. Darles amor incondicional, es darles afecto sin manipulación, no expresar palabras que digan: “yo te doy afecto así que tú me obedeces”.

Nosotros como padres debemos  darles amor porque nos corresponde a nosotros llenar esa área de sus vidas. Si nosotros no les brindamos el afecto que requieren, puede ser que por ahí haya  “alguien” que si les pueda dar ese cariño que tanto necesitan.

El Amor Y La Disciplina Dos Pilares De La Educación De Los Padres

Hay distintas maneras de poder darles a nuestros hijos amor, por ejemplo, reconocerlos cuando hicieron algún quehacer sencillo en la casa, una felicitación cuando sacaron buenas notas en la escuela, un ademan de aprobación cuando jugaron y tuvieron éxito o ganaron, una carta de felicitación por su curso escolar terminado, etc.
También creo que es muy interesante descubrir en nuestro hijo cual es la forma que le gusta más que se le brinde afecto, si por ejemplo, le gusta más que le den regalos, afecto físico, cartitas de elogio,  que lo saquen a pasear a algún lugar preferido (playa, parque, cancha de fut bol),  o que lo inviten  a comer a algún restaurante.

El Amor Y La Disciplina Dos Pilares De La Educación De Los Padres

En cuanto a la disciplina creo que es fundamental ir corrigiendo lo que nuestro hijo haga mal, por ejemplo si le asignamos un lugar dentro de su cuarto de dormir para guardar su mochila y cuando llega de la escuela la deja en la cocina, debemos decirle que el lugar para su mochila no es ese y mantenernos firmes para que vaya reconociendo que en la casa hay un orden y así hasta que con paciencia logremos que tanto su mochila, su ropa de la escuela, sus zapatos tienen un lugar donde se guardan.

La disciplina también incluye decirle a nuestro hijo acerca de los límites que debe tener, por ejemplo no debe salir del terreno de la casa, ya que corre peligro. Debemos pues disciplinar con amor, no con coraje, no con odio, no con ira, porque herimos sus sentimientos y su espíritu.

Si te gusto o te pareció interesante este artículo, puedes dejarme un comentario.


Si deseas más artículos como este, Subscribete a Guia-ParaPadres.blogspot.com por Email es Gratis!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada